¿Tu bebé tiene o ha tenido anquiloglosia?
¿Has mirado alguna vez debajo de tu lengua? ¿Roncas? ¿Has llevado ortodoncia? ¿Tienes dificultades de pronunciación? ¿Te dieron el pecho? ¿Cómo fue tu propia lactancia?

Esta es una foto de un estudio muy interesante sobre la herencia de la anquiloglosia y aunque no está clara del todo es un punto de partida tenerlo en cuenta a la hora de valorar la boca de un bebé.

Si te ha parecido interesante esta información, compártela!